Qué hacer en Holbox: 10 cosas imprescindibles en la isla del buen rollo

Qué hacer en Holbox: 10 cosas imprescindibles en la isla del buen rollo

La paradisíaca isla de Holbox se ha convertido en uno de mis lugares preferidos en mi viaje a México. El hecho de que a pesar del creciente turismo en la zona se conserve tan auténtica: sin coches (se mueven en carritos de golf), con carreteras sin asfaltar que se inundan con las lluvias o mareas, con salvajes playas o simplemente distraídos habitantes ajenos a los abundantes hostels y restaurantes; crea un ambiente excepcional que la convierte en un edén para amantes de lo genuino. Te dejo aquí las 10 cosas más importantes que hacer en Holbox, para que te guste tanto como a mí.

Qué hacer en la isla de Holbox

Qué hacer en la isla de Holbox

Por cierto, para dormir en Holbox recomiendo sin duda reservar en el Hotel El Pueblito, un pequeño complejo súper bonito (nada de tipo resort, sino todo muy rollo selva) con habitaciones coquetas y piscina, situado a una cuadra de la plaza principal.

Nuestro alojamiento en Holbox

Nuestro alojamiento en Holbox

10 cosas que hacer en Holbox, mi rincón preferido de México

1. Sacarse una foto en las hamacas dentro del mar

La imagen de la idílica isla de Holbox es la de personas bañándose en la playa tendidas en hamacas que penden sobre el agua atadas a unos palos donde se puede leer en letras grandes HOLBOX.

Aunque hay muchas tumbonas de este estilo repartidas por las diferentes playas, las más bonitas, con letras llamativas, se encuentran en Playa Grande, y dormir una siesta en ellas es un deseo muy codiciado por todos los turistas.

Qué hacer en Holbox, hamacas en la playa

Qué hacer en Holbox, hamacas en la playa

2. Ver el fenómeno de la bioluminiscencia marina

La bioluminiscencia es un fenómeno natural bastante inusual que ocurre en unos pocos lugares dispares de la tierra que podemos contar con los dedos de una mano; Holbox es uno de ellos.

El milagro consiste en ver el agua del mar iluminada, como si cientos de luciérnagas nadaran en ella. Esto se produce por una enzima llamada luciferasa que actúa en determinadas reacciones bioquímicas de algunos organismos haciendo que emitan luz.

Para poder ver el espectáculo es esencial que haya mucha oscuridad (zonas alejadas y luna nueva son las mejores condiciones) y dentro de eso, los meses de junio a diciembre son los más idóneos para contemplarlo, yendo en disminución desde septiembre.

En el pueblo hay muchísimos tours que ofrecen la excursión (a unos 400 pesos por persona), aunque en mi opinión lo mejor es contratar un taxi – carrito de golf y que ellos te lleven a los puntos más óptimos (por unos 200 pesos por persona). Una vez allí, agita un poco el agua y fliparás. Es súper raro, me gustó mucho.

Bioluminiscencia marina en Holbox

Bioluminiscencia marina en Holbox

3. Probar la famosa pizza de langosta

La pizza de langosta fresca es uno de los platos más característicos de la isla de Holbox, y no puedes irte sin probarla. El local pionero en la receta es la Pizzeria Edelyn, pero nosotros la probamos en otro que nos recomendaron llamado Roots y nos encantó.

El bar en sí con mesas de madera imitando troncos, al aire libre, bajo los árboles, crea un ambiente muy agradable. Además, todas las pizzas están muy ricas, destacando por supuesto la de langosta. Es cara, unos 600 pesos, pero merece la pena probarla aunque sea una para compartir. Las otras pizzas tenían precios mucho más económicos, así que pueden combinarse.

Pizza de langosta en Roots

Pizza de langosta en Roots

4. Ver su fauna: cocodrilos, flamencos rosas o tiburones ballena

En palabras de sus habitantes, los cocodrilos son un tema tabú en Holbox de cara al turismo. No se habla de ellos pero vaya si existen, algo que no es de extrañar teniendo en cuenta la cantidad de manglares que rodean la isla.

Aunque dicen que no es normal que ataquen a nadie, a mí me da un poco de respeto saber que ante los movimientos de mareas (Holbox se inunda fácilmente porque es un gran banco de arena) suelen aproximarse a las zonas pobladas.

Pero no es la única especie llamativa que ver en Holbox. De marzo a octubre es la temporada de los flamencos rosas, y es fácil verlos en lugares como Punta Cocos. Nosotros los vimos de lejos al llegar a la isla y su color es impresionante.

En la zona también se divisa el tiburón ballena en libertad, y hay muchos tours dedicados a ello. Antes de decantarse por uno u otro aconsejo cerciorarse de que se trata de una empresa responsable que no invade nunca el espacio del animal, sino que lo divisa con distancia y respeto.

Ver el tiburón ballena en Holbox

Ver el tiburón ballena en Holbox

5. Caminar sobre las aguas en los bancos de arena

Como ya he comentado, tanto las mareas como los bancales arenosos marcan el día a día de los habitantes de Holbox.

En la zona de Playa Grande, a la altura de las Villas Flamingos encontrarás unas huellas gigantes de metal que te conducen al mar. En esa parte con la marea baja quedan al descubierto pequeñas dunas de arena que hacen que a pesar de estar relativamente profundo, puedas caminar con el agua por el tobillo, rodeada de agua. Muy chulo. Además, aunque he comentado que Punta Cocos es el mejor lugar para ver flamencos rosas, el nombre del hotel en este enclave no es casualidad.

Caminar por el agua hacia Punta Mosquito

Caminar por el agua hacia Punta Mosquito

6. Relajarse en sus playas: Playa Grande, Punta Cocos o Punta Mosquito

Las tres son de las playas más bonitas de Holbox. Playa Grande es la más cercana al centro. Punta Cocos se encuentra en el extremo oeste, cerca de la zona de manglares; mientras que Punta Mosquito está algo más apartada, dirección este, perdida entre palmeras y jungla.

Aunque estas son las más famosas, cualquier playa de la isla es pública y disfruta de arena blanca y fina y de su particular color como verde menta.

Los atardeceres en el mar son espectaculares, incluso si hay nubes poblando el cielo. Eso sí, hay muchísimos mosquitos, así que ve prevenido y que no te chafen el momento.

El paraíso se llama Holbox

El paraíso se llama Holbox

7. Tomar un cóctel con vistas al mar en la piscina del Alma Bar

Mirando a Playa Grande (en primera línea) se encuentra el Hotel Villas Tiburón, que cuenta con una terraza elevada con piscina en la que relajarse tumbado en sus hamacas dentro del agua con una cerveza Indio en mano.

Las vistas al mar son privilegiadas, y aunque la alberca es pequeñita, hay muy buen ambiente y los mojitos de frutas están de muerte, un imprescindible que hacer en Holbox.

Qué hacer en Holbox: tomar un cóctel

Qué hacer en Holbox: tomar un cóctel

8. Perdese en los detalles de cada graffiti de su street art

Uno de los motivos por los que Holbox tiene tanta magia es porque sus modestas casitas unifamiliares están decoradas por todas partes con coloridos murales con estampas relacionadas con la isla: niños jugando, flamencos, flores… imágenes que decoran las distintas fachadas creando un panorama único.

Para recorrer los graffitis (de las mejores cosas que hacer en Holbox) basta con caminar sin rumbo por las calles, pero si quieres asegurarte de que verás los principales, en los hoteles hay mapas con cada uno de ellos marcados.

Recorrido por los graffitis de la isla

Recorrido por los graffitis de la isla

9. Tomarse una buena mariscada en Viva Zapata

A pesar de que la alusión en el nombre al líder revolucionario mexicano Emiliano Zapata es puro gancho, el restaurante Viva Zapata es el mejor para comer o cenar en Holbox.

Tiene un gran patio con muchas mesas y los platos que prepara están buenísimos de principio a fin de su carta (probamos muchos ya que comimos dos veces). La razón por la que volvimos (además de porque el lugar merecía la pena) es que almorzamos y luego descubrimos que las noches tienen dos puntos fuertes: música en directo y parrilladas, y no pudimos resistirnos.

Las parrilladas son de marisco o mixtas y tienen un precio de 800 pesos y con eso comen dos o tres personas. Llevan un poco de todo y nos gustó un montón: pulpo, boquinete, almejas, cebiche… la mixta además lleva algo de pollo, ternera y longaniza.

Dónde comer en Holbox: parrillada en Viva Zapata

Dónde comer en Holbox: parrillada en Viva Zapata

10. Ambientarse en la plaza principal

La explanada que conforma la plaza central de la pequeña población de Holbox es pura vida, ella en sí es un reflejo de la isla: canchas deportivas con jóvenes jugando al fútbol, muchísimos bares repletos, vendedores ambulantes de marquesitas de chocolates y un gran escenario, La Concha, con actuaciones improvisadas de los locales con un gran graffiti como telón de fondo.

No pierdas de vista el pequeño ayuntamiento situado en una palapa y la iglesia junto a este.

Bailes en La Concha de Holbox

Bailes en La Concha de Holbox

Cómo llegar a la isla de Holbox, todas las opciones

El hecho de que aún sea un pelín recóndita hace que siga manteniendo todo su encanto, especialmente en temporada baja. Llegar hasta ella es un camino largo pero la recompensa está asegurada.

alquilar coche en méxicoIr a Holbox en coche alquilado: nosotros como sabéis recorrimos la Península de Yucatán en nuestro propio carro (reservado con AutoEurope), así que condujimos hasta Chiquilá, la población de tierra firme más cercana. Allí hay muchísimos parkings donde dejar el vehículo antes de embarcar. El precio es el mismo en todos: 100 pesos por día.

barco a holboxUna vez allí se toma un barco que tarda 25 minutos en llegar a la isla (hay dos compañías, una sale a en punto y otra a y media, desde por la mañana hasta por la noche en torno a las 21 horas).

autobús a chiquiláLlegar a Holbox en autobús: desde las principales ciudades y destinos turísticos hay autobuses que conducen hasta Chiquilá, y una vez allí solo hay que tomar el barco, que por cierto cuesta 150 pesos por trayecto.

excursión a la isla de holboxVisitar Holbox con una excursión contratada: la forma más fácil y rápida si no tienes coche es reservar este tour de un día desde tu hotel en Riviera Maya hasta Holbox y volver, aunque la isla merece la pena y yo me quedaría a dormir.

Barco de Chiquilá a Holbox

Barco de Chiquilá a Holbox

Holbox es diferente, con muchas particularidades que espero que no pierda nunca, o al menos en su esencia. Desde el hecho de que no haya tráfico de vehículos (a excepción de los carros de golf con ruedas todoterreno), a su increíble concienciación con la reducción del uso de plásticos, pasando por su brutal naturaleza, cada detalle lo hacen un lugar especial; he dejado allí un trocito de mi corazón.

En tu viaje a México no dejes de contratar un seguro de viaje. Te dejo aquí enlace al que yo utilizo con un 5% de descuento directo.

Si quieres tener internet en el móvil todo el tiempo, te recomiendo usar las tarjetas SIM internacionales de HolaFly. Te las mandan a casa y son muy fáciles de usar.

Otros Viajes Interesantes

2 Comentarios

Ana noviembre 10, 2019 - 9:30 pm

Me he visto “transportada”.
Muy bien descrito e ilustrado.
Gracias.

Reply
Claudia noviembre 11, 2019 - 10:50 am

Qué ilusión hace que te digan eso :D. ¿Qué más puedo pedir?

Reply

Deja tu comentario

* Al utilizar este formulario, usted acepta el almacenamiento y el manejo de sus datos en este sitio web.