Declaración de amor viajando en taxi en Nueva York

Declaración de amor viajando en taxi en Nueva York

¡¡Hoy toca anécdota “divertida” en el blog!! Declaración de amor en un taxi.

Cómo viví una declaración de amor en NY en 10 minutos

Como muchos sabéis este verano fui con mi familia a Nueva York. Intentando aprovechar al máximo nuestra estancia elegimos tomar algunos taxis, para poder movernos más rápidamente por la Gran Manzana.

Pues bien, el domingo fuimos a escuchar Gospel a Harlem (ya os contaré lo impresionante que me resultó) y al salir decidimos parar a un taxi y que nos aproximara un poco al centro de Manhattan.

Taxis en Nueva York - Declaración de amor
Taxis en Nueva York

Como venía siendo habitual, me monté de copiloto, ya que soy la que mejor habla inglés y la que mejor conoce las ubicaciones y la distribución de las calles (cosa que tampoco es muy complicado en NY), y así me entendía mejor con el taxista.

Era un señor de unos cuarenta años, bastante agradable así a priori. Le di indicaciones de a donde queríamos ir y mientras nos llevaba empezó a darme conversación.

Primero fueron las típicas preguntas: de dónde venís, os está gustando la ciudad, es caro venir desde España… cuyas respuestas tenía más que preparadas porque no era la primera persona que me las hacía.

Luego comenzó a contarme un poco de su vida, que si era de Ghana, que solía ir a visitar a su familia al menos una vez al año, y cosas así. Como me llamaba la atención la zona del este de África (Guinea, Ghana, Nigeria…), le dejé que se explayase un poco.

Momentos incómodos de viajes…

Más tarde (y es un viaje en taxi da para mucho) me empezó a hacer preguntas más directas y personales. Qué edad tenia, si estudiaba o trabajaba, que si los de atrás eran de mi familia…

Le hablé sobre mis estudios en Derecho y me comentó que si los convalidaba con el estadounidense, él podía buscarme un trabajo como abogada en el centro de Nueva York, que era muy guapa y viviría mi propio “sueño americano” (no sé si realmente pensó que me estaba creyendo la parrafada que me soltó), total que ahí ya me empecé a escamar con tanto interés con que viviera en Nueva York, porque fue bastante insistente, lo que empezó a incomodarme un poco, pero no quise darle tampoco mucho importancia, al fin y al cabo sólo trataba de ser majo.

Mi preocupación se acrecentó cuando me dijo, ¿tus padres no hablan inglés verdad? (3, 2, 1 declaración de amor is coming). Era demasiado tarde para negar lo obvio así que le comenté que no mucho, a lo que me dijo si el muchacho que venía con nosotros era hermano mío o qué. Jajaja a punto estuve (temiéndome lo que venía) de decirle que era mi novio, pero no me salió, así que le dije que sí, y por si acaso le comenté que él si que entendía el inglés, cubriéndome en salud. Miró por el espejo retrovisor y vio que los tres de atrás estaban enfrascados en su propia conversación así que se lanzó a la piscina y me soltó, y esto ya es literal:

Hey Claudia, I really like you, I’m wondering if you would gimme your phone number, so we can meet tonight at your hotel or maybe going out…

Vamos, ¡que se me declaró allí en mitad de la Quinta Avenida, con mis padres y mi hermano allí en el taxi, y acabados de conocer! Que le había gustado mucho y que le diera mi teléfono que quedábamos esa misma noche en mi hotel. (Claaaaaaaaaaaaaaaaaaaaro eso estaba yo pensando, no me creía el descaro de ligotear conmigo con mis padres allí mismo y encima echarme miraditas).Para quitarle hierro al asunto le bromeé con que mejor no, que las llamadas internacionales eran carísimas y no le salía a cuenta, y no captando la indirecta me dijo que no le importaba y que si no podía quedar porque estaba con mi familia, que al menos mantendríamos el contacto telefónico hasta que me fuera a vivir allí (veo que sí que pensaba que lo tomaba en serio cuando me comentó lo de buscarme trabajo).

Metida en un entuerto del que no sabía cómo salir tiré de la más famosa excusa para dar calabazas y le dije que gracias, que un halago pero  que no estaba interesada, que tenía pareja ya.

El hombre me miró con cara de decepción y siguió conduciendo como si nada. Yo “traumatizada” por todo lo acontencido y en tan poco tiempo le dije que nos dejara ya allí, (quería salir del maldito taxi ya). Pagué y salí pitando, porque me volvió a hacer referencia al número de teléfono y me vi que ese no quería rendirse tan fácilmente.

Susto e impresión en la Quinta Avenida jajaja

Salí con la cara de sustito aún, y ya en la calle ni cortos ni perezosos mis tres queridos acompañantes empezaron a ovacionarme: “qué dominio del lenguaje, cómo os entendíais, es increíble estábamos hablándolo todo el rato” (no están acostumbrados a verme desenvolviéndome en inglés ya que sólo lo hablo en su presencia en viajes y suele ser para cosas cortas no verdaderas conversaciones). No se habían enterado de nada, ¡ni siquiera mi hermano! Total que allí aplaudiéndome y con los ojos como platos diciéndome que de qué habíamos hablado tantísimo.

¿¡Qué de qué habíamos hablado!? 

Cuando les conté que me había tirado los tejos allí en su cara y que no habían pillado ni media se hartaron de reír de mí, y de pensar lo orgullosos que se estaban sintiendo ellos del dominio comunicativo que teníamos y lo que en verdad se estaba hablando.

Vaya espectáculo de viaje, madre mía. Al final más que sueño americano fue pesadilla, ¡¡¡cada vez que pasaba un taxi agachaba la cara por si era mi amigo jajajaja!!!

¿Has vivido alguna declaración de amor vergonzosa?

Otros Viajes Interesantes

4 Comentarios

Sarri enero 26, 2014 - 9:59 pm

Jajaja me encanta esa historia y me encanta como la narras!!
Muchos besitos Claudia!

Reply
claudia febrero 6, 2014 - 4:38 pm

100% verídico sí señor

Reply
Aniversario y nuevo logo | Los viajes de Claudia septiembre 17, 2014 - 10:29 am

[…] Ligué con un taxista que me declaró su amor en un trayecto de diez minutos […]

Reply
Teresa Lorenzo "El Faro de la Jument" febrero 12, 2016 - 11:37 am

Claro es que tu vas muy mona siempre!!! Un abrazo Claudia!

Reply

Deja tu comentario

* Al utilizar este formulario, usted acepta el almacenamiento y el manejo de sus datos en este sitio web.