Feria de Biocultura de Sevilla: mi experiencia eco-lo qua

Feria de Biocultura de Sevilla: mi experiencia eco-lo qua

Hace poco asistí a la Feria de BioCultura de Sevilla en Fibes. Se trata de unas jornadas sobre una temática que poco domino, siendo sincera: productos ecológicos y consumo responsable. Esta feria se celebra también en ciudades como Madrid o Barcelona. ¿Su lema? “Biocultura es la feria del gran cambio: dale un giro a tu vida”.

El año 2017 ha sido  declarado Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo por la ONU; así que es un buen momento para documentarse un poco y aprender sobre cómo contribuir a ser un bloguero-turista sostenible.

Puestos de la Feria de la Biocultura de Sevilla
Puestos de la Feria de la Biocultura de Sevilla

Empecemos distinguiendo algunos términos muy parecidos que pueden ser confusos:

Definiciones de la Feria de Biocultura:

Ecológico, bio, orgánico: términos sinónimos que sirven para designar a productos o métodos de producción protectores del medio ambiente, que no se someten a químicos y que se producen de manera natural.

– Sostenible: que se puede mantener por un largo tiempo sin acabar los recursos.

Permacultura: diseño agrícola basado en los patrones del ecosistema natural.

– Huella de carbono: gases de efecto invernadero que se asocian a un producto o una empresa.

Ecovela en la Feria de la Biocultura
Ecovela en la Feria de la Biocultura

Una vez definidos estos términos, conviene saber que a la Feria de Biocultura sólo se puede acudir con productos ecológicos que hayan sido certificados, lo que, por una parte es sin duda una buena garantía, pero por otra, no deja de formar parte también de un negocio.

No obstante, los productos ecológicos se agrupan en un sector agroalimentario que está despuntando en España cada día más. De hecho, nuestro país ya está en el Top 10 de mercados ecológicos más relevantes del mundo. Concretamente Andalucía lidera la agricultura ecológica en España y tiene una posición preponderante en Europa.

Algunos de los puestos que llamaron mi atención positivamente en la Feria de Biocultura fueron:

  • Ecovela: un sistema de vela “infinita” creada tan solo con un soporte de plástico. Se coloca en un vaso sobre agua y aceite, usando un papelillo como mecha, muy curioso.
  • Sánchez Pérez Bodega-Almazara: un señor majísimo de Cádiz que ha creado un vino blanco muy sabroso mezclado vinos de Montilla con Pedro Ximénez.
  • Finca Montefrío: patés y otros productos de cerdo ibéricos muy ricos.
  • UnOlivo: una empresa que preparaba una especie de mermelada de aceite que me encantó.
  • Santiveri: la clásica marca conocida por todos, tenían unas infusiones orgánicas que están buenísimas, la verdad.
  • Ecovalia: el gran motor ecológico en España, considerada “Arma contra el cambio climático”.

Por el contrario, hubo algunos puestos que directamente no entendí o no supe apreciar, como uno que vendía agua de mar… (¿será para poner en remojo las coquinas? Es brooooooma :P), no lo veo un negocio muy factible ciertamente.

Actividades de la Feria de Biocultura de Sevilla

Entre las cosas que pudimos hacer en la Feria de Biocultura además de pasear por los stands, fue asistir a un pequeño Showcooking de la mano de Lore Aceva de La Herboteca (un supermercado ecológico), donde degustamos una ensalada, unas migas hechas con maíz, y un queso de cabra que estaba simplemente delicioso.

Showcooking en la Feria de la Biocultura
Showcooking en la Feria de la Biocultura

Aprovecho para comentar que antes de acudir a la feria pudimos degustar también los platos de uno de los chefs más reconocidos de Andalucía en el sector “eco”, Enrique Sánchez, en su restaurante de calle Méndez Núñez, Tragaldabas.

Cosas que no me gustaron de la Feria de Biocultura de Sevilla

Hay que leer este apartado bajo la visión de una persona completamente ajena  y desconocedora de este sector (Claudia) muy al contrario de Lucía, que es una apasionada precisamente de la certificación ecológica.

A mi entender, como ya he comentado anteriormente, la certificación no deja de ser un negocio que busca rentabilidades. Resulta evidente que, por otra parte, esto aporta la seguridad institucional de que aquellos productos comprados bajo el marchamo ecológico europeo, se someten a estrictos controles y pasan por el filtro de la estricta legislación europea. Si bien esto no quita que debieran ensalzarse más las cualidades de productos de cercanía que se pueden adquirir en mercados tradicionales, en donde es el propio agricultor quien suministra de vegetales creándonos también un nexo con la tierra, entendiendo la ecología desde un punto de vista más purista y menos comercial.

Ceres en Sevilla
Ceres en Sevilla

Otra cosa que no me gustó demasiado y que sí que creo que es algo relativamente fácil de mejorar en futuras ediciones de la feria es que me volví a casa cargada con un tocho enorme de papeles. Un evento que se precia de abanderar valores como la preservación del medioambiente no debería hacer ese malgasto de papel innecesario que en muchos casos ni siquiera era reciclado. Creo que cada expositor e incluso la propia organización debería utilizar un sistema más ecológico para difundir su información, porque lo de talar árboles no es muy Bio, lo siento.

Por lo demás, fue una experiencia agradable y no me importaría volver otro año.

Otros Viajes Interesantes

Deja tu comentario

* Al utilizar este formulario, usted acepta el almacenamiento y el manejo de sus datos en este sitio web.