Qué ver en Piran, la verdadera Perla del Adriático y mi rincón en Eslovenia

Qué ver en Piran, la verdadera Perla del Adriático y mi rincón en Eslovenia

La costa de Eslovenia tiene tan solo 47 kilómetros de longitud, distribuidos a lo largo de la península de Istria. A pesar de que no parecen muchos, son suficientes para encontrar en ella uno de los pueblos costeros más bonitos del Adriático: qué ver en Piran, mi verdadera Perla Adriática.

Si estás conociendo la capital, Liubliana, puede que te interese esta excursión a Pirano desde ahí, en la que podrás visitar también una las cuevas kársticas más grandes del mundo (son una pasada).

Qué ver en Pirano, la ciudad más bonita de la costa de Eslovenia

Qué ver en Pirano, la ciudad más bonita de la costa de Eslovenia

Qué ver en Piran: mi lugar preferido en Eslovenia

Cuentan que el nombre de Piran proviene de pyr (fuego en griego), en alusión a las fogatas que encendían los habitantes para atraer los barcos hasta la actual vecina Koper.

Asentamiento con mucho mix, posteriormente fue tomado por los romanos. Aunque indudablemente la ocupación más potente fue la veneciana durante 5 siglos de los que aún quedan numerosos vestigios que pueden recorrerse en un día:

La Plaza Tartini

El pasado veneciano de esta parte de Eslovenia se hace patente en mucho de sus rincones, tanto por su gastronomía como especialmente por su arquitectura. Pero si hay un punto que consiga trasladarte en un instante a la Ciudad de los Canales (curiosamente sin tenerlos, que ya vemos que Venecias hay hasta en China), esa es la Plaza Tartini.

Plaza Tartini - Qué ver en Piran

Plaza Tartini – Qué ver en Piran

Gira sobre ti mismo para darte de bruces con coloridas casas de estilo veneciano, con sus particulares ventanas. Es una preciosidad. La estampa con el suelo de mármol y los tonos pastel es la postal típica que ver en Piran.

En ella se encuentra una escultura de Giuseppe Tartini, un famoso violinista que nació en Piran (y también su casa). Además, sobresalen entre los demás los edificios del Ayuntamiento y los Tribunales, así como la pequeña iglesia de San Pedro de principios del XIX.

Nos llamarán la atención dos grandes piedras que hay en dos extremos opuestos de Tartini. En una se representa a San Marcos y en otra a San Jorge.

Pero si hay un lugar que prepondera en la plaza Tartini es la casa veneciana de color ocre del siglo XV. Cuentan que la habitaba un rico matrimonio del Veneto que, cansado de las habladurías de la gente dejaron inscrito en la fachada «lassa pur dir» (déjalos que hablen).

La casa veneciana de Pirano

La casa veneciana de Pirano

No muy lejos encontramos también un Monasterio Franciscano con un silencioso claustro.

Sus callejuelas y mercados

Saliendo por cualquier callecita empinada de la Plaza Tartini empezaremos a descubrir pasajes que suben y bajan, estrechos, laberínticos, que nos llevan a ninguna parte, o a pequeñas plazuelas con mercados de fruta. Casi como en una medina árabe.

Casas de colores en Pirano Eslovenia

Casas de colores en Pirano Eslovenia

La Plaza Maja

Esta extensión tan maja es la otra plaza importante que ver en Piran. Decorada con algunas esculturas, está rodeada por edificios barrocos y posee una antigua cisterna de agua.

Plaza Maja de Pirano

Plaza Maja de Pirano

El puerto y su paseo marítimo

Frente a la plaza Tartini se halla el pequeño puerto deportivo de Piran. De él, parte un paseo marítimo lleno de bares, parada imprescindible en los sofocantes días de verano.

Justo en la punta encontramos la Iglesia de Nuestra Señora de la Salud, que protegía de epidemias y hoy alberga una exposición de arte contemporáneo. Y junto a ella, el Faro de San Clemente.

Interior de la Iglesia de Nuestra Señora de la Salud Eslovenia

Interior de la Iglesia de Nuestra Señora de la Salud Eslovenia

En las proximidades también hay una especie de playa, aunque en esta zona ya sabemos que esto se reduce a un trozo de cemento con mil sombrillas clavadas. Eso sí, el agua riquísima y limpia. Ah, y si eres avispado puedes ver a La Sirenita Eslovena.

Paseo marítimo y Faro de San Clemente - Qué ver en Piran

Paseo marítimo y Faro de San Clemente – Qué ver en Piran

La Catedral de San Jorge

La Torre de la Catedral de 46,5 metros, además de divisarse desde casi cualquier punto de Piran, nos brinda unas vistas 360 grados del casco histórico y el mar. Recuerda en cierto modo a Dubrovnik, seguramente por el efecto del Adriático y los tejados rojos. La entrada cuesta tan solo 2 euros y sería una pena irse sin ascender a la cima.

Desde abajo, el mirador se parece más bien a Venecia, y es que las similitudes con su Campanile son más que evidentes. Además del propio templo barroco del siglo XVII, cabe una visita a su Tesoro, las Catacumbas y al Baptisterio. De la iglesia destaca una pintura de San Jorge matando al dragón.

Catedral de San Jorge - Qué ver en Piran

Catedral de San Jorge – Qué ver en Piran

Las murallas de Piran

La otra visita clave que ver en Piran es su muralla del siglo XV, perceptible desde casi cualquier punto por su estratégica situación sobre una colina. Fue construida para protegerse del ataque de los turcos.

Murallas de Pirano en Eslovenia

Murallas de Pirano en Eslovenia

La subida hasta la entrada (donde también están las antiguas puertas de acceso a la ciudad) es vertiginosa, pero las vistas una vez en los muros compensarán el esfuerzo. El precio es de 2 euros.

Vistas de Piran desde las murallas

Vistas de Piran desde las murallas

Cómo llegar a Piran en Eslovenia

Piran está a tan solo 40 kilómetros de Trieste (Italia), así que el aeropuerto de Venecia es ideal para conocerla. Si estás haciendo una ruta por Eslovenia, la capital Ljubljana está a 120 kilómetros de esta localidad.

Aparcamiento en Piran

El centro de Piran es prácticamente peatonal y los escasos aparcamientos que encontramos están destinados a los residentes. De hecho hay unas barras que si las atraviesas, solo puedes estar 15 minutos dentro del pueblo o te cobrarán como 10 euros la hora.

Pero que no cunda el pánico. Justo en las afueras hay un parking denominado Fornace (a 1,2 kilómetros del casco histórico) que ofrece un servicio constante de transfer gratuito a la Plaza Tartini y viceversa. Es lo que yo hice.

Parking en Piran con autobús gratis

Parking en Piran con autobús gratis

A pesar de ser bastante pequeñita, a mí Pirano me ha conquistado claramente y deberías darle una oportunidad.

Si quieres conocer más rincones con encanto de Eslovenia no te pierdas mi aventura en mi primera vez al país, cuando me perdí buscando el dulce típico.

Otros Viajes Interesantes

Deja tu comentario

* Al utilizar este formulario, usted acepta el almacenamiento y el manejo de sus datos en este sitio web.